editor

Muchas personas han calificado la práctica del yoga como un deporte, pero debemos reconocer que está es una práctica mental y física que ayuda a mantener el bienestar en todo el organismo. En las diferentes web que tenemos disponible podemos encontrar algunas variaciones que nos hacen ver como se introducen técnicas y resultados, pero aún así no se pueden colocar al mismo nivel de la actividad deportiva. El yoga tiene muchas prácticas corporales con las que se busca tener un mejor estado tanto físico como mental. De las variedades más conocidas y practicadas podemos mencionar el Hatha Yoga, el cual se basa en la realización de diferentes posturas, combinando técnicas de respiración, meditacion y concentracion.

Si requiere de un esfuerzo físico a la hora de realizar las diferentes posturas, pero no es la principal finalidad de la disciplina. Tampoco se debe practicar pensando en tener un cuerpo tonificado o flexible, algo que se consigue con la constancia pero no es lo más importante. Al buscar perder peso no es recomendado el yoga, aunque si se incluye en la rutina se puede tener un resultado en este ámbito.

Al hablar de las diferencias que tiene con el deporte, de las principales que podemos mencionar está el esfuerzo constante para obtener resultados, la competitividad, el trabajo en equipo y demás, características que no se contemplan en el yoga, ya que es una práctica individual enfocada al bienestar general. También al practicar deportes estamos expuestos a las lesiones o enfermedades que vienen con las diferentes prácticas y que podemos mejorar gracias al yoga. De las características compartidas podemos mencionar la superación y el autoconocimiento, disfrutando y apreciando a nuevos niveles nuestra vida.

El yoga respeta los límites propios, evitando comparar con otros participantes sin importar el tipo de meta, ya sea a corto o largo plazo, por lo que crece junto a nosotros. Al practicarlo con regularidad se convierte en un hábito saludable, que tiene un impacto importante en el desarrollo del resto de nuestras actividades. Muchos expertos recomiendan combinar el yoga con otras actividades aeróbicas, combatiendo con la vida sedentaria, mejorando la oxigenación, la circulación de la sangre y combatir la obesidad, una enfermedad que continúa creciendo a pasos acelerados.

Practicar yoga en cualquiera de las modalidades produce cambios tantos físicos, ya que aporta control, paz interior y equilibrio, sino que produce cambios internos ayudando a lubricar los órganos, la flexibilidad muscular, la circulación de la sangre, permitiendo que los músculos, articulaciones y otras partes funcionen sin problemas. Con las diferentes posturas se ejercitan los músculos, resistencia, fuerza y equilibrio que activan el metabolismo.

Muchos deportistas introducen la práctica del yoga a su rutina convencional de ejercicios, fortaleciendo los músculos y articulaciones, aún después de los entrenamientos más fuertes que se realizan con normalidad. También es recomendado para desconectar el cuerpo y la mente del estrés que pueden generar estos entrenamientos y competencias, permitiendo una recuperación completa y saludable. La combinación de ambas puede resultar en buenos deportistas a nivel completo.