editor

Muchos términos en la actualidad han cambiado gracias a la globalización, así que debes dar gracias por haber recibido clases de inglés para niños de primaria, sino fue así, entonces te toca adaptarte por ejemplo a que la carrera continua ahora se le denomine jogging, footing, running, o simplemente correr. 

En dicha actividad física se realiza una carrera continua, en la que de manera alternativa los pies tocan el suelo desplazándose a una velocidad mayor a la que se usa al andar. En principio esta disciplina puede ser practicada por cualquier persona y se acostumbra a realizarla al aire libre. 

En los últimas décadas su popularidad se ha incrementado de manera considerable debido a la gran cantidad de personas que se han sumado al running gracias a los beneficios físicos y mentales que este aporta al organismo.

Beneficios para la salud

La posibilidad de contraer alguna enfermedad disminuye: es conocido que correr de manera regular puede reducir de forma considerable el riesgo de desarrollar hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, o quizás diabetes tipo 2. Así mismo, el riesgo de padecer embolias disminuye, la osteoporosis, cáncer de mama entre otras. 

Otras de las mejoras viene del sistema inmunológico, se mejora la capacidad pulmonar, el sistema cardiovascular, se acelera el metabolismo elevando los niveles de colesterol bueno. Y por si fuera poco, se disminuye el riesgo de formación de coágulos de sangre.

El Running de manera adicional fortalece los huesos debido a que es un ejercicio de impacto, por esta razón se fortalecen aumentando su densidad previendo la osteoporosis. En esta lista de beneficios también encontramos que ayuda a combatir el estrés y la ansiedad debido a que al correr se segregan hormonas como la endorfina que se encarga de mejorar la actitud mental del corredor favoreciendolo frente a problemas como la ansiedad.

 Sirve para controlar el peso pues  su quema calórica aumenta su gasto diario propiciando la disminución de peso y su eventual mantenimiento. Si se desea exactamente eso, entonces se debe combinar el ejercicio con una buena dieta alimentaria. Frente a tal actividad ya no habrá por qué preocuparse por la celulitis en el caso de las mujeres pues el running disminuye la grasa corporal incluso la que se acumula generando la celulitis.

Se logra tonificar el cuerpo y  fortalecer los brazos, las piernas, el abdomen y por supuesto también la espalda verá sus beneficios. Las actividades físicas generalmente colaboran al final del día con el descanso tanto físico como mental por lo que resulta una manera ideal para conciliar el sueño. 

Para quienes practican running la autoestima no es un problema. Si esta se realiza con bastante frecuencia, con el objetivo de marcar determinados objetivos y perseverar hasta conseguirlos, las mejoras físicas que transita el organismo incluyen hasta el  aumento de la autoestima del corredor.

Posibles riesgos

Si tu cuerpo no se encuentra apto para ello o si no te has cuidado de la manera adecuada, este deporte podría  repercutir sobre el cartílago de las articulaciones de carga y sobre la columna vertebral, por lo que se debe evitar un impacto no deseado sobre la salud, siendo aconsejable consultar con un especialista antes de empezar.