editor

El running es un deporte que impacta a las articulaciones y la columna vertebral, por lo que no es adecuado para todos aunque nos llame la atención y tengamos la intención de iniciarnos. Antes de comenzar a practicar cualquier deporte es necesario tener la aprobación de nuestro médico. Como es un deporte de impacto es necesario realizar ciertos estudios y análisis para evitar que durante la práctica afectemos nuestro organismo de forma negativa. Hoy en día tenemos centros especializados que cuentan con diferentes especialistas para cubrir todas nuestras necesidades, sin importar en qué parte nos encontremos, tal como ha venido haciendo el grupo de Luis Cobiella Hospiten.

Durante estos exámenes se comprueba que la persona puede correr de forma segura, teniendo en cuenta algunos consejos en cuanto a la duración de los ejercicios y la intensidad de los mismos para tener una práctica efectiva, evitando en lo más posible las lesiones que retrasan tu avance en el running. Quienes padecen lesiones en la columna vertebral, en las articulaciones o en las pies, así como problemas cardiorrespiratorios, deben de consultar un médico antes de practicar cualquier tipo de deporte. La mejor forma de evitar las lesiones sin importar la actividad que se realice es un correcto calentamiento y enfriamiento posterior al ejercicio.

Gracias a esto se esta estirando los músculos antes y después del ejercicio, que evitan numerosos problemas que pueden afectar nuestro desempeño, colocandonos en terapias y demás actividades en busca de la recuperación completa. Si eres de los que prefiere participar en carreras populares y largas, se recomienda comenzar el entrenamiento con dos o tres meses de anticipación. Para estos entrenamientos es necesario vestir la ropa adecuada, que nos permita una correcta movilidad además de ser ligera y transpirable, protegiendo el cuerpo de las bajas temperaturas o el viento en caso de vivir en climas más fríos.

También debemos poseer el calzado apropiado, ya que una mala elección puede traernos problemas en los pies, rodillas, articulaciones e incluso en la columna. Antes de realizar ejercicios es recomendable comer ligero, una comida especialmente alta en hidratos de carbono unas tres horas antes de la carrera. La hidratación es sumamente importante, aunque no se debe beber agua de golpe ya que nos puede causar pesadez, así como no debemos ingerir bebidas sin gas y especialmente a temperatura ambiente. Puedes incluir barras energéticas o bebidas isotónicas, indicadas para la reposición de los minerales a lo largo del entrenamiento.

Mientras corremos todo nuestro cuerpo está en funcionamiento, por lo que debemos mantener un control de postura y coordinación con todas las articulaciones y músculos que participan. Teniendo un buen control podemos aumentar la resistencia y la velocidad, al mismo tiempo que evitamos caídas y lesiones. Las lesiones más comunes en el running son las agudas, originadas por un incidente en concreto, teniendo una intensidad de dolor alta. También se tienen lesiones por sobrecarga, las que son más difíciles de determinar el origen, teniendo una sobrecarga en articulaciones o sobreentrenamiento.