editor

Correr es un ejercicio para unos y una pasión para otros. Los running viven de correr y su vida está hecha para ello; pero dicha pasión inicia por el supermercado. En las siguientes líneas descubriremos qué alimentos no debe, ni puede comer un corredor, si está comenzando en el mundo del running. Si te interesa esta actividad, busca lápiz y papel para tomar nota de cuáles alimentos NO puedes dejar trepar a tu carrito. La diferencia entre una buena y una mala dieta depende de ti, y tu dieta depende de las decisiones que tomes mientras haces el mercado.

No todo es malo o al menos no del todo. El pan integral en la dieta de un corredor es un SÍ, pero relativo, ¿Por qué? Algunos panes contienen mucha grasa y azúcar, lo cual son componentes que producen celulitis. Toma el pan que te llamó la atención, voltealo y chequea la tabla de sus ingredientes, si tiene mucha azúcar, NO; si tiene mucha grasa No, si posee mucha más harina que los ingredientes integrales, es un rotundo NO. Si vas a comprar un pan integral, escoge uno sin azúcar, que posea ingredientes integrales de verdad y no posea mucho contenido graso.

Galletas, Galletitas Saladas o Pasteles: NO, estos alimentos son una bomba de azúcar y calorías que explotarán dentro de ti y te llenarán de diabetes y colesterol, además pueden ser muy pesados para tu organismo con lo que lograrás tener mucha fatiga. Estos alimentos no te darán nutrientes, vitaminas o minerales, solamente grasa. Si sufres de ansiedad y deseas comer algo, nada mejor que frutas, pero si de verdad tienes antojo por una galleta, escoges las que venden en las tiendas veganas, éstas son deliciosas y muy bajas en sodio y grasa.

Los jugos: No. Si hay un alimento que es una trampa mortal son los jugos procesados, estos sólo son azúcar y calorías, no tienen nada de fibra y contienen mucha grasa. Si quieres hidratarte nada mejor que el agua; compra un poco de limón unos pepinos y haz una refrescante bebida, también puedes optar por la leche, pero los jugos procesados no.

Los refrescos: NO, para qué querrías llenar tu cuerpo con gas y azúcar, eso sin contar que algunos refrescos tienen muchas calorías, incluso más que una comida. Así mismo, ni hablar de los refrescos mal llamados, dietéticos o bajos en azúcar, que si bien no tienen azúcar, poseen químicos muy dañinos para la salud. De manera que, a toda costa evita los refresco.

Aceites, Mantequilla: NO; el consumo de mantequilla es malo, tanto para los corredores como para el público en general. Las mantequillas, aceites y margarinas, contienen una gran cantidad de grasas saturadas, las cuales aumentan el colesterol en todo tu cuerpo. El colesterol terminará teniendo repercusiones en ti, como la obesidad, diabetes o problemas con el corazón. Sin embargo puedes disfrutar de algunos aceites que son muchos más saludables, como el aceite de oliva o el de semillas de uvas.

Lácteos ricos en grasa: NO; la leche entera, los quesos, como el amarillo y el yogur no desnatado, son sólo fuentes de azúcar y grasa totalmente innecesaria. Consigue opciones más saludables, como la de soja, avena o almendras.